PRP (PLASMA RICO EN PLAQUETAS)

El PRP o plasma rico en plaquetas es un tratamiento de medicina regenerativa y bioestimulación que proporciona grandes ventajas frente al envejecimiento cutáneo.

El producto se obtiene del propio paciente, por lo que no causa alergias ni reacciones adversas. Únicamente se añade un compuesto cálcico para activar las plaquetas, y estas liberan los factores de crecimiento. Para obtenerlos, la sangre se somete a un proceso de centrifugación. Posteriormente, se aplica sobre la totalidad del rostro.

El procedimiento ayuda a combatir el foto o cronoenvejecimiento aumentando la elasticidad y luminosidad de la piel y disminuyendo la flacidez y las arrugas. Este tratamiento mejora considerablemente el aspecto y la textura de la piel, aportando un suplemento a la dermis sin modificar volúmenes, ya que mantiene la naturalidad y no modifica la apariencia del rostro. Su acción sobre las fibras de elastina y colágeno y de regeneración celular permite prevenir el envejecimiento cutáneo de forma natural, aportando firmeza, elasticidad, hidratación y luminosidad a la piel mejorando la textura de la dermis.

Además, se recomienda combinarlo con otros tratamientos para potenciar sus efectos y garantizar un resultado óptimo.

A PARTIR DE
200 €

RESULTADOS:
A PARTIR DE LA TERCERA SEMANA

DURACIÓN:
2-3 MESES

APLICACIÓN:
40 MINUTOS 

ANESTESIA:
LOCAL

THE KEYS

RESULTADOS

Paciente indicado: Tratamiento indicado para todo tipo de pacientes que deseen mejorar la calidad de la piel y prevenir o frenar el envejecimiento.

Causas de la patología: Independientemente de la edad,  por falta de firmeza, elasticidad e hidratación de la piel.

CUIDADOS

FAQS

Tras informar y resolver todas las dudas del paciente, se procede a realizar el tratamiento, que suele durar 40 minutos la sesión, aproximadamente.

La duración de los resultados dependerá de cada paciente y de algunos factores externos como la hidratación, la fotoexposición o el tabaco. La media de duración del tratamiento puede oscilar entre los 2 y 3 meses, aproximadamente. Tras la consulta con el especialista, dependiendo del caso, se recomienda realizar entre 6 y 12 sesiones anuales para conseguir los efectos óptimos, así como su combinación con otros tratamientos como las vitaminas o el PRX-T33 para garantizar mayores resultados.

Se recomienda encarecidamente que el paciente evite tomar aspirina, medicamentos anticoagulantes y antiinflamatorios durante la semana previa a la realización del tratamiento. Consulte con su médico antes de interrumpir cualquier tratamiento crónico.

Es recomendable no tocar ni manipular la zona, no realizar deporte de alta intensidad y protegerse de los rayos solares y las altas temperaturas durante las próximas 48 horas.

Se puede combinar con infiltraciones de ácido hialurónico, vitaminas o incluso un peeling químico. En cualquier caso, se recomienda consultar al profesional en caso de someterse a otro tratamiento.

La infiltración puede resultar ligeramente incómoda. Aun así, aplicamos un anestésico que reduce dichas molestias. Es un procedimiento prácticamente indoloro.

Dependiendo de la técnica se aplica anestesia local para hacer el procedimiento menos molesto.

Sí, se puede realizar durante todo el año sin ningún problema, siempre y cuando se sigan las recomendaciones del especialista.